MARCET: Nuevo embarque a ESTOC para probar las mejoras implementadas en el muestreador de microplásticos

A finales de este mes de marzo nos embarcamos en una nueva misión a la estación oceánica ESTOC (Estación Europea de Series Temporales Oceánicas, Islas Canarias), dirigida por la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN). La salida al mar, a bordo del Buque Oceanográfico Ángeles Alvariño, tuvo lugar en los días anteriores a la llegada de la borrasca “Hugo”, por lo que fue algo limitada, pero muy fructífera.

Instalación del Muestreador de Microplásticos en el B/O Ángeles Alvariño.

Dentro de los trabajos de investigación que se están llevando a cabo por nuestro grupo de investigación en el marco del proyecto MARCET, esta campaña supone una estupenda oportunidad para el testeo del prototipo muestreador de microplásticos que se está desarrollando. Inspirándose en otras investigaciones similares, sin suponer ninguna interrupción en el resto de operaciones previstas en la campaña, ni ralentizar la velocidad de navegación del barco, el sistema utiliza una de las tomas de agua de mar de la embarcación. Así, y gracias a la facilitación de PLOCAN, este método se probó por primera vez en la misión a ESTOC del pasado Septiembre, también a bordo del B/O Ángeles Alvariño. Desde entonces, en el grupo de investigación en Tecnologías, Gestión y Biogeoquímica Ambiental se han implementado algunas mejoras en el prototipo que han sido evaluadas en esta última campaña.

Calibración del Muestreador de Microplásticos con la Rosetta en el B/O Ángeles Alvariño

Los ensayos preliminares a bordo de Buques Oceanográficos constituyen un paso previo necesario para conocer los pros y los contras del sistema, ajustar sus parámetros e indagar sobre su versatilidad en el muestreo rutinario a bordo de una amplia gama de embarcaciones. Así, una vez optimizada su operación, un primer objetivo es la adaptación del mismo para su utilización en barcos de oportunidad de menor tamaño y calado. De esta manera, no sólo se facilitarán la investigación sobre abundancia y distribución de microplásticos y se incrementarán las posibilidades de muestreo, sino que se dará pie a que se establezcan interesantes colaboraciones con otras plataformas, empresas o particulares.

 

Visibilizando el problema global de las basuras marinas a través del arte

El proyecto internacional G-Cubes, capitaneado por el artista suizo Harald Reichenbach, hizo escala en Las Palmas de Gran Canaria el pasado mes de octubre con el objetivo de, en el marco de su peculiar vuelta al mundo, recoger basuras marinas y convertirlas en piezas artísticas de valor económico a la vez que se pone sobre la mesa – ¡y en las galerías!- un problema ambiental global que no reconoce fronteras, ni por mar, ni por tierra.

Harald Reichenbach, consciente de la gravedad del problema que suponen las basuras marinas, inició el pasado 21 de septiembre un viaje alrededor del mundo a bordo del velero O’Deline. Durante los próximos 17 meses, y recorriendo más de 30.000 millas náuticas, se ha fijado como misión recoger basura de cientos de playas y costas con el fin de transformarla en piezas artísticas únicas: los G-Cubes.

El destino final de estas piezas, en forma de cubo, será una exposición de más de 1.000 G-Cubes (G de garbage, basura en inglés), cada uno de ellos georreferenciado, reflejo de las basuras marinas que amenazan los océanos de todo el mundo.

Antes de esto, en el Centro de Arte La Regenta, se dieron a conocer el proyecto y el trabajo desarrollado durante con el alumnado del CEIP Sta. Catalina en colaboración con el colectivo Ecologistas en Acción de Las Palmas de Gran Canaria.  Así, por parte de nuestro grupo y en colaboración con el proyecto MICROTROPHIC, se presentaron algunos resultados de la comunidad científica en materia de contaminación marina debida a las basuras marinas, haciendo especial hincapié en los microplásticos.